La promoción de la salud en la empresa se ha convertido en los últimos años en un indicativo de productividad en las empresas y en un elemento clave que ayuda a fomentar la creatividad, la motivación y la innovación al tiempo que le da a la empresa grandes ventajas competitivas con respeto a la competencia.

No cabe duda de que la empresa es un lugar idóneo para promover hábitos saludables que engloben ergonomía, nutrición e incluso gestión del tiempo. Estas políticas además, tienen un retorno económico importante: estudios del Forum Económico Mundial y la OMS señalan que la promoción de hábitos saludables en el entorno laboral puede reducir en los empleados hasta en un 40% la incidencia de las enfermedades no transmisibles como la obesidad, colesterol alto e incluso algunos cánceres asociados a hábitos no saludables.

El éxito del desarrollo y de la puesta en marcha de este tipo de programas de promoción de salud en la empresa pasa por ser eficientes en la comunicación del mismo a los trabajadores y en el seguimiento de los resultados. Un plan de comunicación interna y externa enfocado en las políticas de salud de la empresa sirve para influir sobre los grupos de interés con el fin de que más gente sea feliz y más empresas sean saludables:

  1. Tomar conciencia de la necesidad de un plan de salud, mediante análisis de peticiones de trabajadores.
  2. Analizar el estado de salud de la empresa antes de empezar, para tener claro el punto de partida y el destino al que se aspira llegar.
  3. Comunicar los beneficios de la nueva política en todos los ámbitos de la empresa y su día a día.
  4. Hacer participe a toda la organización del éxito de la política aplicada.
  5. Comunicar y explicar el proceso que se va a empezar
  6. Comunicar el resultado y plantear nuevos retos.
  7. Facilitar la difusión de los contenidos relacionados a la política de salud implementada.
  8. Integrar la comunicación de las políticas de salud en la comunicación general.
  9. Facilitar el feedback de los participantes de cara a mejoras futuras.
  10. Comunicar en el tiempo. Repetir acciones y establecer planes periódicos de promoción de la salud hará que se integre en la cultura de la organización.

¿Está vuestra empresa preparada para poner en marcha con éxito un programa de comunicación enfocado a la promoción de la salud laboral?

 

Photo: Matthew Berggren en Flickr Creative Commons.