El nuevo año siempre viene lleno de buenos propositos y para conseguirlos, disponemos ahora de múltiples instrumentos, todo tipo de gadgets, apps y similares que nos pueden ayudar a alcanzarlo. Pero como empresa, primero debemos andar antes de correr. Es decir, primero debemos centrarnos en la fijación de objetivos.

Una Empresa Saludable tiene que ser innovadora y aprovechar aquellas herramientas que mejor nos sirvan para alcanzar nuestros propositos. Pero siempre teniendo cuidado de que sean aquellas que se adecúan a nuestras necesidades, al tipo de población que tenemos en nuestra organización y a los recursos de los que disponemos. Vamos, que no tenemos que ser como el SuperAgente 86 y por ser innovadores utilizar «cacharros» que no cumplen con los objetivos que nos planteamos.

Maxwell Smart y la comunicación

Lo que tenemos que hacer es empezar por la planificación de lo que queremos conseguir. Así que, como estamos en enero, y estamos a tiempo de planificar nuestros objetivos para el 2014, hagámoslo de una manera inteligente. Vamos a aprovechar el apellido de nuestro SuperAgente 86 para recordar como tienen que ser los objetivos:Los objetivos para estar bien definidos tienen que cumplir con cinco premisas:

S. Ser específicos. Evitamos situaciones dudosas si los objetivos que planteamos tienen el suficiente detalle. Podemos utilizar la regla de las 5W para concretar el objetivo:

  • What, qué queremos conseguir.
  • Who, quién va a ser el público objetivo de la acción
  • Where, donde se va a llevar a cabo la acción, departamento, lugar físico…
  • Why, por qué es necesaria esta acción
  • When, cuando se realizará.

M. Medibles. El objetivo debe tener una forma de medición, ser numérico, lo que nos permitiría fijar indicadores de rendimiento y comparar el grado de cumplimiento.

A. Alcanzables. Deben ser ambiciosos, pero de tal manera que se puedan conseguir. Nos tiene que sacar de nuestra zona de confort y ser un reto.

R. Realistas. El ser ambicioso no está reñido con ser realista. De nada nos sirve plantearnos objetivos inalcanzables, sólo conseguiríamos frustración.

T. Tiempo determinado.Es fundamental prever una fecha de cumplimiento límite del objetivo para conocer su cumplimiento. Además, nos permite tener hitos de control durante el proceso.

Así, un objetivo mal planteado sería: «Quiero mejorar la salud de mis trabajadores durante el año 2014″. En cambio, un objetivo bien planteado sería el siguiente:

Conseguir que el riesgo cardiovascular de todos los integrantes de la plantilla de las oficinas centrales, esté por debajo de 1 en hombres y 0,8 en mujeres, según el índice cintura-cadera,  para el 1 de diciembre de 2014.

Este pequeño ejemplo sirve para ilustrar la explicación, si bien es cierto que para definir correctamente las acciones a realizar y definir los objetivos deberíamos tener en cuenta más datos epidemiológicos de la organización. No es bueno utilizar valores tan absolutos porque va en contra de la individualización de los soluciones que desde Balanced Life promulgamos.

Al final, empezar por cosas sencillas es emprender el camino del bienestar.