En esta entrada quiero recordar un spot de cuando era pequeño y los electroduendes campaban a sus anchas por las mañanas de la televisión. El lema era el que da título al post: «solo no puedes, con amigos ¡si!

Me ha venido a la mente al leer los excelentes resultados que ha conseguido una  empresa canadiense al utilizar herramientas de ergonomía participativa, han llegado a ahorrar un ¡cuarto de millón de dolares! Para ello han contado con un equipo formado por la empresa y los trabajadores, además de con la ayuda de ergónomos externos.

La claves son que la participación, el conocimiento y la experiencia de todos los involucrados enriquece la toma de decisiones y facilita la puesta en marcha de las medidas adoptadas.

Aunque no hace falta irse a Canada para poder conocer experiencias de éxito de la ergonomía participativa, basta con pasarse por la página web del Método Ergopar del ISTAS para encontrarlas. Ah! Y no solo encontraéis buenas experiencias sino todo el método completo que os animo a que, si podéis, pongáis en marcha en vuestra empresa.

Corren tiempos difíciles para todos y para todas las iniciativas, pero siempre con un poco de ayuda de mis amigos se pueden conseguir muchas cosas. Mejorar una organización para que los trabajadores sean más felices, más seguros y más saludables…Con un poco de ayuda de mis amigos.

 

Foto de Dawn (Willis) Manser en Flickr Creative Commons